En este momento estás viendo Evangelio joven: «Yo soy el buen Pastor» (25-abr)

Evangelio joven: «Yo soy el buen Pastor» (25-abr)

  • Categoría de la entrada:Comentarios bíblicos
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

En aquel tiempo, dijo Jesús:
«Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo las roba y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas.
Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor.
Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre».
(Jn 10,11-18) Cuarto domingo de Pascua, domingo del buen Pastor.

Un pastor preocupado y atento. Un pastor que protege y acompaña, en cercanía y cariño. Un pastor según Su corazón. Un Buen Pastor.

Así dice el titular de una noticia de no hace mucho: “Ser pastor, un oficio cada vez con un futuro más negro”. Parece que cada vez son menos los jóvenes que quieren dedicar su vida al pastoreo del ganado. El hombre al que entrevistan dice que es un trabajo muy sacrificado; tienes que estar atento 24/7 todo el año, sin vacaciones y nadie quiere ponerse en ese lugar para que el pastor pueda descansar.

El evangelio de hoy nos muestra a Jesús como un buen Pastor preocupado y atento a las necesidades de los suyos, que protege y acompaña a sus ovejas en una relación de cercanía y cariño. De algún modo así fue su vida y así sigue haciéndose presente hoy en medio de nosotros.

Al identificarse como este buen Pastor, Jesús nos muestra cuál fue el sentido profundo de su muerte y resurrección. Jesús murió en coherencia con su vida. Se entregó a lo largo de su vida hasta el final y en esto no buscó su propio interés ni buscó recompensa alguna. Jesús vivió su vida con esta actitud de entrega hasta el final por amor a nosotros.

Esto no nos puede dejar indiferentes. De algún modo la vida de los primeros discípulos no fue la misma en cuanto comprendieron en su corazón el sentido de lo que había ocurrido.

Quizás hoy podamos preguntarnos nosotros qué significa en nuestra vida estas palabras de Jesús: yo soy el buen pastor, el que da la vida por vosotros. Quizás hoy más que nunca debamos dejarnos interpelar por estas palabras para que transformen nuestra vida y nos lleven a vivir como Jesús, pastores entregados en cada ámbito de nuestra vida, para que así, el futuro de esta profesión – ser pastores en lo cotidiano– sea más esperanzador. «Danos pastores según tu corazón, que se hagan pan y vino por amor. Que sean evangelio vivo, que se entreguen del todo y sin temor».

Alberto Gaitán sscc