Evangelio Joven. #jesusdenazaret

  • Categoría de la entrada:Comentarios bíblicos
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

 

 

 

 

 

 

 

#jesusdenazaret

 

En el pasaje de esta semana Jesús se hace famoso. El evangelio concluye diciendo que su fama se extendió rápidamente por toda Galilea. Si tenemos en cuenta que esto ocurrió hace dos mil años, podemos decir que el boca a boca funcionó casi a la velocidad de las redes sociales actuales. Por eso Jesús se convirtió en una especie de fenómeno viral de su época.

 

 

Evangelio Joven/jesusnazaret.tiffEn nuestro país esta tarde ha sido trending topic la marcha de Sol, los partidos de fútbol del día y un juego de matar a zombies. En Youtube actuaciones del concurso del Carnaval de Cádiz han logrado colarse entre vídeos de reggaetón, de bromas pesadas y curiosidades varias que aparecen como los más populares en España. Dentro de unos días ambas listas habrán cambiado completamente, pero seguirán estando formadas por acontecimientos y personajes efímeros.

 

 

¿Podría llegar a ser famoso Jesús hoy en día? Para conseguirlo tendría que hacer cosas muy llamativas o decir algo muy provocador… Justamente lo que parece que se dedicó a lo largo de su predicación, marcada por los milagros y unos discursos cargados de novedades que chocaban en muchos casos con lo establecido. Pero hay algo que diferencia a Jesús de sus contemporáneos que pudieron alcanzar cierto renombre o incluso de los fenómenos que alcanzan tanta popularidad hoy en día: el evangelista dice que Jesús hablaba con autoridad y que, antes si quiera de que realizara algún milagro, la gente ya se sorprendía con su enseñanza.

 

 

La autoridad es la raíz de la fama de Jesús. Su autoridad se fundamenta en que entre lo que dice y lo que hace hay una coherencia absoluta, que hace que aquellos que a veces nos sentimos coherentes nos sonrojemos. Además, no solo vive tal y como habla, sino que logra que los que se acercan a él vivan cada vez con una mayor coherencia ese mismo mensaje, como seguramente también te habrá pasado a ti después de decidir seguir a Jesús. Y es que no hay mayor autoridad que la de la verdad, y Jesús habla y vive de verdad. Quizás no todos estén de acuerdo, pero como decía Machado: “la verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés”. La verdad tiene una autoridad incontestable, atrae y no pasa de moda. Por eso hoy a los que tenemos fe nos sigue pareciendo que Jesús enseña con autoridad.

 

 

Evangelio Joven/Yeshua.jpg¿Por qué entonces Jesús no se convierte en es fenómeno viral que tanto necesita nuestro mundo para parecerse cada vez más al Reino de Dios? Por un lado porque del mismo modo que hay quienes siguen consumiendo la llamada telebasura a pesar de tener claro que es un absoluta perdida de tiempo, muchos se conforman con los sucedáneos de la verdad en lugar de buscar la verdad misma. Y, por otra parte, porque en esta era de la tecnología y los medios de comunicación quizás vuelva a ser necesario el boca a boca que proporcionó a Jesús su fama en el siglo primero.

 

 

Hoy en día para ser testigos de la verdad debemos vivirla y contarla. Y si dejamos que Jesús tenga autoridad en nuestras vidas no nos queda otra más que hacer lo que dice el salmo de este domingo: “aclamar al Señor, dando vítores a la Roca que nos salva”. Que la fama de aquel que nos salvó se extienda por todo el mundo y que todos reconozcan en su enseñanza la autoridad que le proporciona la verdad.

 

 

Paco Egea sscc