Evangelio joven: «Jesús vs. Mal: 6-0»

  • Categoría de la entrada:Comentarios bíblicos
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

 

 

 

 

 

 

Jesús vs. Mal: 6-0

 

 

Juan el Bautista sabe que el Mesías está a punto de llegar. Se pregunta si no es Jesús. Por eso envía a dos discípulos para oírle a él directamente. Jesús les contesta: “Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo”:

Los ciegos ven: 1-0

Los inválidos andan:  2-0

Los leprosos quedan limpios: 3-0

Los sordos oyen: 4-0

Los muertos resucitan:  5-0

A los pobres se les anuncia la buena noticia: 6-0

Exultancia.jpg

  

¡Goleada!  Jesús 6 – Satán 0. El resultado habla por sí solo: Dios lucha, literalmente, a muerte contra la enfermedad, contra el mal, contra la pobreza, contra la misma muerte. Los milagros transmiten en “mundovisión” quién es Dios: es el que está a favor nuestro y en contra de todo lo que nos mata. Esta es la carta de presentación que ofrece Jesús a Juan: “Yo hago esto. Ahora ya sabéis quién soy y cómo es mi Padre”. Juan entonces puede descansar, lleno de alegría aunque esté preso, porque Dios ha hecho realidad su esperanza.

  

La misma batalla de Jesús se sigue librando hoy. En cuanto a la salud, por ejemplo, hay hoy hospitales, universidades, médicos, enfermeros, cuidadores, técnicos de un sinnúmero de especialidades y personas comunes que cuidan a los que sufren y combaten contra sus males. Los creyentes estamos convencidos de que es el Espíritu quién les anima. ¿Reconocemos las huellas de Dios en todos los esfuerzos humanos para curar las heridas de la gente? ¡Alegrémonos por este Dios que toma tan descaradamente partido a favor nuestro!

 

Ahora es Jesús que habla sobre Juan. Pregunta: ¿Por qué fuisteis al desierto a verle? ¿qué buscábais? Y ahora, ¿por qué os sorprendéis? En realidad, nadie esperaba a alguien como Juan. Nadie tampoco esperaba a alguien como Jesús. No son espectaculares. No hacen “audiencia”. Son más bien pobres. ¿Por qué? Bueno… ¿por qué un niño en un incómodo pesebre y no un rey en un palacio lujoso? Sin embargo: ¿Quién nos inspira más confianza? Las apariencias engañan. Mirad qué le pasa a Luke Skywalker de Laguerra de las galaxias: buscando a un cierto maestro Yoda para que le convierta en guerrero Jedi, se encuentra a un ser más bien feo que nada tiene que ver con lo que él  esperaba:

 

 

¿Estamos preparados para las sorpresas?