Evangelio Joven. Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

  • Categoría de la entrada:Comentarios bíblicos
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

 

 

 

 

 

 

AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR Y A DIOS LO QUE ES DE DIOS

 

Evangelio Joven/julio_cesar1a.jpgLa lectura de este domingo – y la frase que la concluye – han sido de las más repetidas a lo largo de la historia del cristianismo. Cristo elude una trampa ideológica que le plantean dos grupos de enemigos que se han aliado contra Él. Si se manifiesta en contra de pagar tributo al Cesar, da ocasión de que los herodianos le detengan por ir en contra del Imperio y así adelantar  “su hora” que aún debía demorarse. Si acepta sin más, el pago de los impuestos puede ser acusado por los nacionalistas de colaboracionista a pesar de que los fariseos usaban el dinero romano y existían gracias al status quo que estos le permitían. Jesús conoce las falsedades de uno y otro bando y que estos “amigos por conveniencia” buscaban su propio interés : acallar la voz de quien pone en cuestión sus creencias y formas de vivir ideológicas, pseudoreligiosas y económicas: al final callar la palabra de Dios que molesta. De este episodio de inteligencia de Jesús podemos entresacar algunas reflexiones:

 

1. Ser listo: En Andalucía se distingue entre la persona inteligente y la lista. La lista, posee los conocimientos suficientes pero además sabe aplicarlos a las distintas situaciones de la vida de manera que parece como la opción más natural. Para ello se necesita formación y práctica; teoría y puesta en juego en la realidad. Sabiduría y no solo erudición….pero hay que saber. Ser cristiano católico y desentenderse del mundo es saltarse el principio de la encarnación para vivir en el limbo del falso “desasimiento” que no es más que evitar conflictos.

 

2. Por eso, ser espiritual no es desentenderse del mundo. Precisamente nuestra auténtica espiritualidad busca como traducir el evangelio a las estructuras que conforman nuestra realidad. La encarnación del verbo aconteció para salvar el mundo desde lo que es y está llamado a ser y no para dejarlo igual que está. Cristo no se apartó mas del mundo: lo asumió en n tiempo y un espacio para llevarlo al Padre. No es más religioso quien menos sabe de nuestra circunstancia flotando en la nube de la nada sino quien sabe que pertenece a Dios y desde la realidad mundana, a Él va.

 

Evangelio Joven/religionypolitica.jpg3. Cristo mantiene la libertad y también la Iglesia debe procurar mantenerse libre. El Señor pudo optar por fariseos o herodianos. Pudo incluso –como hacen tantos- contentar a ambos o callar, pero a los fariseos les mostró que ellos mantenían sus convicciones mientras no tocasen su propio dinero (manejaban monedas con la efigie de Cesar) y a los herodianos que existe una instancia siempre mayor que cualquier poder mundano: Dios. Y su Reino nunca cuadrará con ningún poder que trate de rivalizar en la tierra. Las personas, los cristianos y a menudo la propia Iglesia, se muestra tan preocupada por su subsistencia que olvida el sentido de su existencia y libertad. Se callan denuncias para que no nos ataquen, adquirimos compromisos con entidades, personas, estados para que estemos confortables a costa de callarnos la boca, omitimos la revisión de vida para que no nos incomoden, nos refugiamos en el espíritu para no mirar los datos de la injusticia o de nuestro fracaso. Debemos procurar el difícil equilibrio de mancharnos de barro en este mundo sin perder nuestra libertad y la autenticidad del evangelio. Y al final el dinero, la falsa tranquilidad, y la vacía fraternidad se convierten en nuestros enemigos.

 

4. Ser listo no significa evitar la cruz. Cristo afrontará las consecuencias del conflicto que su presencia y palabra generará. Para Aristóteles el fruto de la verdadera inteligencia era la bondad. Y desde que Jesús estuvo en el mundo sabemos que la bondad y el verdadero amor pasan por la cruz. Cristo si espera y preserva “su hora” para poner de manifiesto totalmente que su donación es por amor y que las esperanzas y poderes de este mundo son vacuos. Pero preservar la hora, evitar el dolor por el dolor, no significa que el esquive el camino de la cruz por el cual se llega a la resurrección y la gloria. El seguimiento sincero no se ahorra el Calvario.

 

Ojala contemplar la vida histórica de Jesús nos lleve a la contemplación de la verdad y libertad eterna de Dios que es bondad y amor para la humanidad. La única salvación.

 

Silvio Bueno ss.cc.