¿Estamos dispuestos? (20-26 Mayo)

  • Categoría de la entrada:Oraciones
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

 

¿Estamos dispuestos?

 

Semana del 20 al 26 de Mayo

 

Para entrar en la oración y a modo de ambientación mira este vídeo:

 

 

 

 

Clara ya no quiere llorar 
dice que ya nunca volverá a mirar atrás 
dice que el amor sólo duele 
y que toda su suerte se va por donde viene 

Dice que hace tiempo se volvió mayor, 
que a sus 18 años sabe tanto de dolor 
qué malo ha sido el mundo para ti, Clara 
y qué grande la sonrisa que dibujas en tu cara 

Clara nunca fue la mejor 
nunca dijo te quiero, nadie le enseñó 
su camino no fue nunca fácil 
pero no se rindió. 
Clara tiene tanto que ver 
tiene tantas calles por recorrer 
Clara nunca jamás tuvo nada 
sólo el mundo a sus pies 

Nadie más le ha vuelto a engañar 
no se fía de la gente que promete sin parar 
todo lo que tiene está en sus manos 
un montón de historias rotas y de sueños remendados 

Clara se compró un corazón 
que nunca le hace caso, así le va mucho mejor, 
la vida no te quiso sonreír, Clara, 
pero aún te quedan fuerzas y a tus pies nada les para 

Clara nunca fue la mejor 
nunca dijo te quiero, nadie le enseñó 
su camino no fue nunca fácil 
pero no se rindió 
Clara tiene tanto que ver 
tiene tantas calles por recorrer 
Clara nunca jamás tuvo nada 
sólo el mundo a sus pies 

Luchar por otro día no fue fácil para ti 
pero aún te quedan fuerzas para sonreír 
los palos que te dieron te obligaron a crecer 
jamás tuviste nada y hoy el mundo está a tus pies. 
Clara nunca fue la mejor 
nunca dijo te quiero, nadie le enseñó 
su camino no fue nunca fácil 
pero no se rindió 
Clara tiene tanto que ver 
tiene tantas calles por recorrer 
clara nunca jamás tuvo nada 
sólo el mundo a sus pies 

 

Introducción:

 

La vida en ocasiones te sacude, otras te abraza…en ocasiones te descabalga. La vida tan pronto te acaricia como te golpea, pero casi siempre te sorprende. Quizás por ello la espera de lo inesperado a veces genera incertidumbre, engendra inseguridades y nos sitúa desnudos ante nuestros miedos… No es mal lugar para encontrarse con Cristo.

 

Lectura del evangelio según San Mateo, 11 28-30:

 

“Acudid a mí, los que andáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy tolerante y humilde de corazón, y os sentiréis aliviados.  Porque mi yugo es blando y mi carga es ligera.” 

 

Reflexión:

 

La dificultad estriba en tener la valentía y el coraje para verle, para escucharle. Para dejarte acompañar en tu cruz por quién nos enseñó a vencer a la muerte.

 

¿Estamos dispuestos?

 

Dios entonces asume nuestra cruz como propia y nos ofrece un planteamiento de vida radical, pero pleno de esperanza, como el que ofrece San Pablo a los Romanos.

 

Carta a los Romanos, capítulo 12:

 

“Ahora, hermanos, por la misericordia de Dios, os exhorto a ofreceros como sacrificio vivo, santo, aceptable a Dios: sea ése vuestro culto espiritual.  No os acomodéis a este mundo, antes transformaos con una mentalidad nueva, para discernir la voluntad de Dios, lo que es bueno y aceptable y perfecto. Apelando al don que me han hecho, me dirijo a cada uno de vuestra comunidad: no tengáis pretensiones desmedidas, antes tended a la mesura, cada uno según el grado de fe que Dios le haya asignado. El amor sea sin fingir: detestando el mal y adheridos al bien. El amor fraterno sea afectuoso, estimando en más a los otros. Servid al Señor con celo incansable y fervor de espíritu. Alegraos con la esperanza, sed pacientes en el sufrimiento, perseverantes en la oración; solidarios de los consagrados en sus necesidades, practicando la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen, bendecid y no maldigáis. Con los alegres alegraos, con los que lloran llorad. Vivid en mutua concordia. No aspiréis a grandezas, antes allanaos con los humildes. No os tengáis por sabios. A nadie devolváis mal por mal, proponeos hacer el bien que todos aprueban. En lo posible, de vuestra parte, tened paz con todos. Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer, si tiene sed, dale de beber, así le sacarás los colores a la cara. No te dejes vencer por el mal, antes vence con el bien el mal.”

 

¿Estamos dispuestos?

 

Sitúate ante la cruz de Cristo, plantéate esta pregunta y ofrécele tu vida

 

¿Estamos dispuestos?

 

Acabamos con un Padrenuestro

 

 sscc jardín.jpg