En este momento estás viendo DeSSCCúbrenos: El servicio de la autoridad (Enrique Losada, ss.cc.)

DeSSCCúbrenos: El servicio de la autoridad (Enrique Losada, ss.cc.)

  • Categoría de la entrada:Testimonios
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

 

 

 

 

 

 

 

 

DeSSCCúbrenos: El servicio de la autoridad en la Vida Religiosa

 

Enrique Losada ss.cc

 

Hace años que los hermanos han querido que les sirva desde la autoridad y, por eso, ahora se me pide que os hable un poco de este servicio y que lo haga con pocas palabras pero que sea convincente. Bueno, pues vamos a intentarlo.

 

Seguramente que, cuando se habla de Vida Religiosa, esto de la autoridad no sea lo que más interese. Y me parece bien. Finalmente lo que tiene que ser interesante es la Vida en cuanto tal y no tanto los medios que se ponen para que esa vida se desarrolle, crezca y sea fecunda.

 

Ya lo he dicho: la autoridad es un medio. La palabra autoridad en su origen quiere decir: lo que ayuda a crecer. Todo ser vivo nace, crece, se reproduce y muere. Los que creemos que la vida humana y, por tanto, la vida religiosa, está marcada por la Resurrección de Jesús, sabemos que la muerte no es el final, sino el paso al abrazo eterno con Dios. Por ello, la autoridad lo que tiene que hacer es ayudar a los religiosos a nacer, a crecer, reproducirse y morir bien. Por tanto habrá que buscar cómo fomentar la Pastoral Vocacional para que nazcan religiosos, cómo cuidar y apoyar la Formación Inicial para que vayan creciendo esos religiosos, como organizar la Formación Permanente para que los religiosos vivan siempre su vocación, como ayudar a cada hermano y a cada comunidad a vivir con fidelidad su Vocación y Misión en las diversas presencias y servicios apostólicos. Así se busca que  sean felices y al mismo tiempo hagan felices a los demás. Así los religiosos invitarán a otros  a participar de lo que a ellos les hace felices, es decir se reproducirán. Y por último, es tarea de la autoridad cuidar y ayudar a los hermanos en su enfermedad y en su muerte para dejarlos en las manos de Dios.

 

Si me preguntáis, ¿es fácil el servicio de la autoridad?, os diré que no es fácil. Pero creo que merece la pena por todo lo que os acabo de decir. Y por eso os pido que no solamente recéis por las vocaciones sino también por los que sirven a la autoridad en la Vida Religiosa.

 

2013/10/D10 1.jpg